Lo nuevo en la web

10 consejos para saber cuánto cobrar por tus servicios como Diseñador Freelance

Ya sabes que disfrutarás más tu trabajo ganándote la vida por tu cuenta como emprendedor freelance (escritor, consultor, actor, fotógrafo, traductor, Social Media Manager, diseñador, programador, contador, instructor, mago ó cualquier actividad que te apasiona) porque fuiste iluminado y estás decidido a disfrutar la vida interdependiente.


Te llega un primer cliente y te pregunta: “¿Cuánto me cobrarías por eso que haces de maravilla y de lo que pretendes vivir?” Si no has establecido precios fijos e “inviolables” para tus servicios, lo más seguro es que calcules el costo rápidamente siguiendo una fórmula parecida a:

Costo del proyecto =

“Qué tan bien me cae esta persona”

dividido entre

“Cuántos días faltan para pagar la renta”


Si pretendes construir una buena marca personal para hacer crecer tu negocio como profesional autónomo, es preferible que tengas claro el valor monetario que le das a tus servicios.

Espero que estos 10 consejos te ayuden a definir tus precios:


1. Fíjate por dónde vas 

Analiza honestamente la calidad de tu trabajo en comparación con otros que ofrecen servicios similares a los tuyos, y en condiciones similares a las tuyas (ubicación geográfica, calidad final del servicio, reputación, etcétera).

Toma en cuenta tu experiencia profesional y sobre todo tu talento. Evita empezar con precios muy elevados, en especial si aún no posees un buen portafolio con clientes anteriores.

Ten la seguridad de que tu negocio crecerá, y si en el futuro crees que es justo aumentar tus precios, pues #YOLO (te sugiero poner fecha de caducidad a cada cotización que entregues para evitar malentendidos).

2. Cobra por proyecto, no por hora

Es importante tener un estimado general del mínimo que debes cobrar por hora de trabajo, sin embargo, creo que es más efectivo cotizar por proyecto, ya que hay proyectos que disfrutas más, y aunque los trabajes por 20 horas seguidas, sabes que esas 20 horas estás embriagado por el placer que te da desarrollar ese tipo de proyectos.

Así, tal vez prefieras cobrar mucho menos “por hora” para no espantar al cliente, con tal de ser tú a quien contraten para tener tu fiesta privada (capaz y hasta te ganas el corazón del cliente, como verás en el consejo #9 de esta lista).


3. Vuélvete stalker de tu competencia

Algunas empresas y profesionales publican sus precios abiertamente en sus páginas web y redes sociales.

Es muy recomendable que los tengas bajo tu mira para darte cuenta si estás dentro de una línea de costos aceptable para tus clientes potenciales, o si de plano te estás manchando con tus precios.

Sé realista con definir quién es realmente tu competencia.

¿Qué otras empresas y profesionistas en situaciones similares a las tuyas pueden ser buena alternativa para tus clientes?

4. Escribe una lista con tus gastos fijos de cada mes

Que si la renta, que si la comida de tu mascota, que si el internet… en fin, hay gastos que son inevitables, y la lista irá en aumento conforme vaya creciendo tu negocio.

Es fundamental conocer al 100% a dónde se van tus ganancias. Así puedes calcular el mínimo de dinero que necesitas para “librar” cada mes, en especial porque nunca falta el cliente que te aplica la #4 de esta lista.

Esto es importante porque si gastas más de lo que te entra, estás destinado a pedir asilo en casa de tus papás (… o-de-tus-sue-gros).

5. Explora precios de proveedores con tiempo

Posiblemente tus clientes tienen sus propios clientes, y antes de eso tú también serás el/la cliente de tus proveedores, por lo que es tu responsabilidad explorar el mercado para encontrar al proveedor soñado que te echará la mano con el producto o servicio que necesitas, esto sin comprometer tus precios.

Recuerda que si tu proveedor hace mal su trabajo la reputación afectada será la tuya frente a tus clientes, pues aunque el dinero lo haya recibido tu proveedor, el cliente te lo entregó a ti y tú eres quien deberá rendir cuentas.

Por esto es buena idea elegir a tus proveedores a partir de la calidad de su producto/servicio, aunque esto eleve un poco tus costos finales.

6. Recuerda que no has aprendido a teletransportarte

Es importante que tomes en cuenta el costo que te generará trasladarte de un lado a otro para completar el proyecto, ya sea que utilices Uber, taxi, metro, combi, coche  (gasolina) o cualquier medio que uses para recoger/entregar productos, asistir a las juntas con tu cliente, etcétera.

Y si el proyecto requiere que vayas más lejos y por más tiempo, además del transporte, súmale alimentos y hospedaje.

7. Toma en cuenta fuentes alternativas de ingresos

Una estrategia para mantener tus costos más accesibles sin renunciar a tus gustitos, es encontrar fuentes alternativas de ingresos que te recompensen por esa pequeña reducción en tus precios.

Y no me referiero a aceptar un empleo que te distraiga de tu negocio, sino de expandir la oferta de tus servicios en una rama diferente de la que estás concentrado.

¿Puedes crear un producto relacionado con tus servicios, y que tus mismos clientes estarían interesados en comprar? Piénsalo.

8. Aprende de tus antepasados y practica el trueque

En los negocios no todo es amor y dinero, también hay productos y servicios que pueden ser de utilidad para ti. Si es conveniente para ti y para tu cliente (por ejemplo, si no tiene mucho capital para invertir en tus productos, pero los necesita) pueden hacer un intercambio de servicios por un monto igual o similar y llegar a un feliz acuerdo que no requiera sacar la cartera.

9. Piensa en ganar confianza, más que dinero

¿Le ves mucho potencial a un cliente pero no parece tener suficiente para pagar por tus servicios, ni te interesa hacer trueque? Si tienes el tiempo y los recursos para ayudarlo, hazlo por menos dinero.

Si tu intuición dio en el clavo, y a ese cliente le entregas gran calidad y excelente atención cuando más lo necesitaba, ¿crees que el cliente te olvidará fácilmente?

A la larga vale más un cliente que confía en ti y no se imagina contratando a alguien más, que 100 clientes para los que solo fuiste una transacción pasajera de una sola noche.

10. Usa una herramienta en línea

Como tal vez eres de los que preferimos hacer los cálculos automáticamente (para evitar errores, nunca por flojera ¿verdad?), te paso el dato de algunas calculadoras online que nos facilitan la vida a autoempleados como tú y yo.

Para calcular el precio de tu hora de trabajo, te recomiendo:
Para calcular tus precios por proyecto, te recomiendo:
Fuente: http://ojoterzo.com/2014/11/20/10-consejos-para-saber-cuanto-cobrar-por-tus-servicios-freelance/.[full_width]

No hay comentarios